Qué hacer en Torri del Benaco (I parte)

Categorías Descubre Torri del Benaco

Torri del Benaco es una pequeña localidad en la comunidad de Verona, hogar de unos 2800 habitantes que disfrutan del placer de vivir a la orilla del Lago de Garda.

A tan solo 41 kilómetros de Verona, Torri del Benaco es el lugar perfecto para pasar unas vacaciones disfrutando de los deportes de agua y de la cultura y el arte italianos. Son muchas las aventuras que podrás vivir en Torri del Benaco y sus alrededores. Hoy te proponemos un paseo por sus rincones más antiguos, los cuales se encuentran a medio camino entre el alto medievo, el Renacimiento y el Neoclasicismo.

Castello Scaligero

Casi como una ilusión sobrevolando el Lago de Garda se puede ver el fantástico Castello Scaligero, símbolo de Torri del Benaco. Imponente en su posición sobre las aguas, imponente y altivo, el castello es una fortificación del siglo XIII que desde 1902 ostenta el título de Monumento Nacional. Su nombre proviene de la familia Scaliger, los nobles veroneses que dominaban la zona durante la Edad Media (bajo cuyo mandato se encontraba también Castelvecchio en Verona), quienes se encargaron de darle el aspecto en que se encuentra hoy: el castillo fue construido por primera vez alrededor del siglo V d.C., pero fue destruido y reconstruido en sucesivas ocasiones hasta que los Scaliger tomaron control sobre él.

Hoy en día es el Museo Etnológico de Malcesine, en el que pueden encontrarse desde diversos frescos restaurados, hasta animales disecados ilustrando la fauna y flora de la zona, monedas antiguas, elementos de la vida alrededor del lago a lo largo de la historia y muchos otros elementos que tú mismo/a tendrás que descubrir 😉

Fuente: Flickr

Torre Dell’Orologio

La torre del reloj, a tan solo unos metros del Castello S

calliger, fue sede del Consejo administrativo de la ciudad en el siglo XVI. Restaurada en numerosas ocasiones, poco se sabe sobre sus orígenes hasta la primera restauración realizada en el 1531 y su ocupación por el Consejo. De aspecto puramente medieval, humilde y sobrio, la Torre dell’Orologio nos transporta a un tiempo en el que las villas italianas estaban construidas en pura piedra.

 

Fuente: necrologie.gazzettadimantova.gelocal.it

Chiesa de San Pietro e San Paolo

Algo después de la Torre dell’Orologio encontrarás la iglesia de San Pietro y San Paolo, justo frente a la torre di Berengario. Se trata de una pequeña iglesia de estilo neoclásico, construida en el año 1719 para sustituir a la iglesia románica consagrada a los mismos santos, debido a las precarias condiciones en las que se encontraba esta. De aspecto elegante y sobrio en su exterior, la iglesia cuenta con una única nave y cuatro altares laterales, dedicados a San Filippo Neri, la Madonna del Cermine, San Antonio Abate y la Madonna del Rosario. La Virgen con el Niño (Madonna con Bambino) y las esculturas de los santos Pietro y Paolo presiden los altares frontales, obra de Sebastiano Aragonese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *