Verona: lo que no puedes perderte

Categorías Verona

En la hermosa Verona, donde colocamos nuestra escena, dos familias de igual nobleza, arrastradas por antiguos odios, se entregan a nuevas turbulencias, en que la sangre patricia mancha las patricias manos.

Comienza con estas palabras William Shakespeare la que es su obra más conocida y romántica, Romeo y Julieta. Siglos han pasado desde que la joven pareja acabara con su vida en dramática acción, según narran las palabras del dramaturgo inglés, pero no por ello su historia ha pasado al olvido. Aunque es cierto que no existen datos que prueben la existencia de los Capuleto y los Montesco, Verona atrae año tras año a multitud de turistas. ¿Qué es lo que convierte a Verona en una ciudad de tanto atractivo?

Torri del Benaco se encuentra en la provincia de Verona, al norte del país. Es por eso por lo que hoy te proponemos un recorrido a pie por la hermosa Verona.

Llegada a la Estación Verona Porta Nuova

Verona se encuentra a menos de 120 km de Venecia y a unos 140 km de Milán y la mejor forma de llegar, si no se posee vehículo propio o no se quiere conducir, es en tren. Dicho tren te dejará en la estación Verona Porta Nuova, desde la que podrás llegar a…

Porta Nuova

(…) en tan solo 7 minutos tras cruzar un pequeño puente. Esta impresionante construcción del Cinquecento es obra del arquitecto Michele Sanmicheli y formaba parte del proyecto de renovación de la muralla meridional de la ciudad. Aunque la muralla ya no se conserva, Porta Nuova sigue dando la bienvenida a los turistas que entran a Verona por el sur. Desde aquí es realmente fácil llegar al…

Museo degli Affreschi ‘G.B. Cavalcaselle’

El Museo de los frescos Giovanni Battista Cavalcaselle tiene su sede en un antiguo convento erigido en el 1230 como la iglesia de San Francesco al Corso. Tras diferentes abandonos y recuperaciones de este convento, así como de su parcial destrucción tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, fue reconstruido en los años 60 y se decidió que acogería al museo, dedicado a Giovanni Battista Cavalcaselle (Legnago, Verona, 1819 – Roma 1897), quien es considerado por algunos como el fundador de la Historia del Arte moderna en Italia. Es en este museo-convento donde se encuentra la Tumba de Julieta, un sarcófago de mármol rosa donde, según el erudito del siglo XVI Girolamo dalla Corte, se habría enterrado a la joven Capuleto. Pero desde luego no nos detendremos aquí, porque siguiendo la via del Pontiere y tomando después la via Pallone hacia el noroeste llegaremos a…

Piazza Brà

Es la plaza más importante de Verona, su corazón, y una de las más grandes de Europa. Está rodeada de importantes edificios de diferentes épocas, como el Palazzo della Gran Guardia como la Arena. Es en la famosa Piazza Brà donde tanto turistas como veroneses pasan horas disfrutando del buen tiempo, descansando con amigos o almorzando en algún café. El Palazzo della Gran Guardia ocupa el lado sur de la plaza; fue concebido como edificio de armas y fue un diseño de Domenico Curtoni, quien inició su construcción en 1610, aunque debido a un período de recesión económica no se terminó de construir hasta que fue retomado por Giuseppe Barbieri en el siglo XIX. Con su estilo elegante y de líneas rectas, se sitúa justo enfrente de l’Arena, el anfiteatro romano que forma parte de la ciudad desde el siglo I. Tan imponente como increíblemente bien conservado, el anfiteatro puede ser visitado durante el día y disfrutado por la noche, ya que son numerosas las representaciones teatrales, óperas y conciertos que tienen lugar en él. Si tienes la oportunidad, no te pierdas una de estas representaciones en tu visita a Verona.

Una vez hayas conocido Piazza Brà y los múltiples palacios y bellezas que recoge, puedes dirigirte hacia el noreste a través de Via Leoncino hasta…

Porta Leoni

Tardarás menos de diez minutos y podrás, además, ver el Palazzo Pindemonti, el cual cuenta con hermosos frescos en su portada y una estética puramente renacentista (y, si entras, verás muchos otros frescos del neoclásico, como el que representa a Apolo y las Gracias o las Cuatro Estaciones). Por otro lado, Porta Leoni es otra de las puertas de acceso a Verona, en este caso de origen romano, construida en el siglo II d.C. y que se encuentra n un sorprendente estado de conservación. Tras apreciar la hermosa puerta, nos dirigiremos a…

Casa de Julieta

(…) siguiendo la via Cappello. La Casa de Julieta es una de las atracciones principales de la villa de Verona, y no es para menos, ya que es el lugar donde se cuenta que vivía la joven dama. Aunque esto en realidad es simplemente una leyenda, ya que no existen pruebas de que fuese realmente la mansión de los Capuleto, es uno de los lugares más visitados de la ciudad (cosa que podrás comprobar si la visitas) y son innumerables los candados y notas de los enamorados que acuden al lugar. Se trata de un edificio del siglo XII, al que se añadió el famoso balcón de Julieta a principios del siglo XX. En la entrada, además, se encuentra una estatua de bronce que representa a Julieta que dará suerte en el amor a quien la toque. Una visita imprescindible. Y como ir a ver la Casa de Julieta y olvidarse de su amante estaría feo, te proponemos que llegues hasta la…

Casa de Romeo

(…) que se encuentra realmente cerca (tan solo cinco minutos andando). Si la Casa de Julieta ostenta una inscripción que reza Del Cappelo sobre su entrada, la Casa de Romeo perteneció a los Montecchi, y esto es lo que a hecho a muchos suponer que se trata de las casas de los héroes shakesperianos. Más allá de la veracidad de esta suposición, lo cierto es que la Casa de Romeo posee el aspecto de una mansión fortificada, gracias a unos altos muros e incluso una torre; construida en el siglo XIII, su apariencia defensiva esconde en su interior un hermoso patio porticado. Aunque se trata de una propiedad privada que no se puede visitar, no puedes perderte al menos la vista exterior de la casa de los Montesco. Nuestra última parada será…

Castelvecchio

(…) aunque para llegar aquí pasaremos por Porta dei Borsari, otra de las imponentes puertas que componían la muralla romana del siglo I d.C. Por aquel entonces se la conocía como Porta Lovia, debido a la cercanía del templo de Júpiter Lustral aunque cambió de nombre varias veces hasta llegar a ser Porta dei Borsari. De la construcción original solo nos queda la fachada externa, con dos puertas custodiadas por columnas de orden corintio y un tímpano liso. Algo más adelante encontraremos por fin nuestra última parada, Castelvecchio, la construcción militar más importante de la ciudad de Verona, que perteneció a los Scaliger, señores de Verona durante la Edad Media. Construido en ladrillos rojos, hoy en día alberga uno de los museos más interesantes de Italia y Europa. No te lo puedes perder.

Fuente: pianetablunews.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *